Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

Una pizca de Cine, Música, Historia y Arte

viernes, 16 de noviembre de 2012

Párrafo de "Un mundo feliz" - Aldous Huxley



ALDOUS HUXLEY (1894-1963) Párrafo (al final de la introducción) de "Un mundo feliz" (1932)

¿Acaso puede existir un lugar en el que todo el mundo sea feliz, donde no exista el dolor ni la desgracia? Aldous Leonard Huxley intentó plasmar ese utópico lugar en "Un mundo feliz", un idílico lugar, una democracia que es, al mismo tiempo, una dictadura perfecta; una prisión sin muros ni barrotes físicos, en la que los prisioneros nunca sintien la necesidad de escapar. Una esclavitud que es endulzada por el consumismo compulsivo y el entretenimiento en masa, por la ilusión de un mundo perfecto, en la que los sometidos acaban amando su servidumbre. Es un mundo en el que no falta el trabajo, todo está limpio, la muerte nos visita plácidamente sin tener que sufrir los achaques de la vejez. El sexo y el alimento no son problemas, y se accede a ellos con facilidad y por si fuera poco, en aquellos raros casos en que algo llegara a fallar, siempre quedaría ese elixir de la "Soma" que nos devolvería de inmediato a la más completa felicidad, a la más absoluta estupidez. Es una sociedad de castas en la que algunos como los Alfa son más felices que otros como los Epsilones, pero incluso estos viven plácidamente sus vidas, dado que han sido creados en la conciencia que esa es la vida que les corresponde. Pero como siempre hay una oveja negra, alguien que no está de acuerdo con todo aquello que ve, que no quiere tanta edulcorada tranquilidad, John Savage (Juan Salvaje), quien decidirá promover una revuelta, que no irá a ninguna parte -no podía ser de otro modo.

Así cuando Savage conversa con el Controlador de Mundo Feliz se produce este curioso dialogo:

-John Savage: "Yo quiero a Dios, quiero la poesía, quiero el verdadero riesgo, quiero la libertad, quiero la bondad. Quiero el pecado"

-Controlador: "Usted reclama el derecho a ser infeliz, por no hablar del derecho a envejecer y a volverse feo e impotente, el derecho a tener sífilis y cáncer, el derecho a tener poco que comer o a ser piojoso, el derecho a no saber qué ocurrirá al día siguiente, el derecho a padecer tifus y a ser torturado"

-John Savage: "Si, eso quiero" (exclama Savage después de un largo silencio).

Y pensando en todo ello y en el mundo que vivimos, me viene a la memoria aquella frase que decía "Hay otros mundos pero estan en este"

Las cosas.....

2 comentarios:

  1. La felicidad estúpida del ignorante. Eso es lo que plantea Huxley. Es uno de los extremos del péndulo. En el otro extremo, está 1984, de Orwell, que con el tiempo ha demostrado que estaba mas cerca de la realidad, aunque lo ideal no sería ni lo uno ni lo otro. Lo ideal sería desarrollar la conciencia en cada individuo, para que la humanidad pueda dar un paso adelante de verdad. Aunque, ¿quien te dice ...?

    ResponderEliminar
  2. Yo disfruté más la lectura de 1984 que la de Un Mundo Feliz; pero me parece que este último ha resultado más acertado en cuanto a sus predicciones. Hay que releerlos ambos.

    ResponderEliminar